Sobre mi

La maternidad ha sido un constante aprendizaje...

Nací en Caracas, Venezuela.  Desde hace 4 años, Chile (Santiago de Chile) se ha convertido en mi nuevo hogar. Emigrar ha sido una de las cosas mas difíciles que hemos vivido, sin embargo una experiencia que nos hizo crecer como familia.

Mi formación en el area de la lactancia nace a partir de una necesidad que yo tenia como madre, porque, a pesar de ser profesional del area de la salud (soy químico farmacéutico) y haber estudiado una carrera de 5 años, jamás vi una materia relacionada a este tema. 

Yo también sentí dolor…

Te entiendo, se lo que se siente

Mi primer tropiezo con la lactancia fue dolor al amamantar, era un dolor indescriptible (las que están pasando por esto, creanme que las entiendo mucho). No dude en pedir ayuda, ¡vi la luz!.

La segunda dificultad que tuve fue con el peso de Camila (mi primera hija). Para echarles el cuento corto, fue diagnosticada con acidosis tubular renal (perdia calcio por la orina). Durante casi 3 meses teniamos que ir a control de peso semanal. Cuando iniciamos la alimentación complementaria comenzamos a tener cambios considerables. En busqueda de ofrecerle variedad (y que comiera jajaja) descrubrí el método Baby Led Weaning (BLW) o almientación guiada por el bebé. Aquí no solo “vi la luz”, también encontré el camino para ser creativa en la cocina, prepárandole cosas ricas que cubriera sus requerimientos nutricionales.

Después de tener miedos sembrados por la desinformación, decido formarme como promotora (en el Hospital J. M de los Rios en Caracas, Venezuela) y luego consejera en lactancia humana (en en centro de estudio CELACMA).

Con Miranda también pasé por lo mismo: dolor al iniciar la lactancia. Pero cómo? Ya tenía experiencia amamantando a mi hija y ya esta consejera… Pues si, algo pasaba y yo no lo veía así que pedí ayuda. Pero además de eso saben qué paso?, Miranda también tuvo acidosis tubular renal. Esta vez me lo tomé con mas calma, ya sabía que debía darle tiempo.

Ser madre me ha sido el mejor post grado de la vida, uno que no tiene fin, que siempre tiene materias nuevas para estudiar. Una oportunidad maravillosa para ser mejor persona.