Obesidad infantil

Chile ocupa el primer lugar en obesidad infantil en Latinoamérica. 51.7% de los escolares presentan sobrepeso u obesidad.

“Muchos niños están creciendo hoy en entornos propicios al aumento de peso y la obesidad. La comercialización de alimentos poco saludables y bebidas no alcohólicas fue identificada como un factor importante en el aumento del número de niños con sobrepeso y obesidad, particularmente en el mundo en desarrollo”.

La obesidad infantil es uno de los problemas de salud publica más graves de la actualidad. Cada vez es mas frecuente la idea que un niño gordito es un niño sano, cosa que está alejado de la realidad.

Es preocupante que este problema aumenta cada día con las consecuencias que esto trae (riesgo de diabetes, enfermedades cardiovasculares insuficiencia renal, cáncer, hiperlipidémias…), tomando en cuenta que al llegar a la adolescencia puede empeorar la condición.

La obesidad es una enfermedad 100% prevenible tomando conciencia de los hábitos alimenticios de nuestros hijos y familia.

Dos acotaciones:

  1. Aumentar la tasa de lactancia materna es primordial (en promedio, solo 40% de los niños a nivel MUNDIAL son amamantados).
  • La lactancia debe ser exclusiva hasta los 6 MESES.
  • La lactancia debe ser a libre demanda.
  • No hay riesgo de obesidad con la lactancia materna.
  1. La alimentación complementaria.
  • Debe iniciar a partir de los 6 meses. Es un hecho fisiológico irrefutable que para comer debe estar sentado, coordinar mano boca y eso implica los cambios de la secreción pancreática y jugos gástricos necesarios para la absorción de los alimentos.
  • Mantener una alimentación sana y balanceada (que incluya carbohidratos, grasas y proteínas). Esto incluso es necesario para el rendimiento escolar.
  • Evitar alimentos ultraprocesados. 

“También quiero comentar de la práctica cada vez más habitual de dar teléfonos o tablets a los hijos para calmarlos… Quedo preocupado cuando a la consulta en horas de la mañana entra un niño que nunca ve a la cara, con una tableta en la mano, tomando bebida y con una bolsa de papas fritas”. 

Para finalizar, compartimos con ustedes un informe realizado por la comisión de finalización de la obesidad infantil (ECHO), de la organización mundial de la salud. Consta de 6 recomendaciones principales:

1.- Promover el consumo de alimentos saludables: Implementar programas integrales que promuevan el consumo de alimentos saludables y reducir la ingesta de alimentos poco saludables y bebidas azucaradas en niños y adolescentes (a través, por ejemplo, de la imposición efectiva sobre las bebidas endulzadas con azúcar y poner freno a la comercialización de alimentos poco saludables).

2.- Promover la actividad física: Implementar programas integrales que promuevan la actividad física y reducir el sedentarismo en niños y adolescentes.

3.- Antes de la concepción y el embarazo de atención: Integrar y reforzar la orientación para la prevención de las enfermedades no transmisibles (ENT) con orientación actual sobre la preconcepción y la atención prenatal (para reducir el riesgo de la obesidad infantil mediante la prevención de bajo o alto peso al nacer, la prematuridad y otras complicaciones en el embarazo).

4.- Dieta de la primera infancia y la actividad física: Proporcionar orientación sobre una dieta saludable, dormir y la actividad física en la infancia. Promocionando hábitos saludables y asegurando que los niños crezcan adecuadamente. El desarrollar hábitos saludables es posible mediante la promoción de la lactancia materna; limitar el consumo de alimentos ricos en grasas, azúcar y sal; asegurar la disponibilidad de alimentos sanos y la actividad física en los entornos de la primera guardería.

5.- Salud, nutrición y actividad física para los niños en edad escolar: Implementar programas integrales que promuevan ambientes escolares saludables, la salud y la nutrición de la alfabetización y la actividad física entre los niños y adolescentes (mediante el establecimiento de normas para las comidas en niños en edad escolar; la eliminación de la venta de alimentos poco saludables y bebidas, incluyendo la salud, la nutrición y la educación física de calidad en el plan de estudios).

6.- Control de peso: Proporción basada en la familia, de múltiples componentes, servicios de gestión de peso estilo de vida para los niños y jóvenes que son obesos.

Articulo realizado en colaboración con el Dr. Manuel Lovera 

Médico pediatra, neonatólogo

Consejero en lactancia materna

Promotor de crianza respetuosa

@dr_manuel_lovera

Fuente: IPSUSS, UNICEF, OMS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *